¿Qué hace este enigmático colgante maya en Belice?

Una joya que aparece a kilómetros de las principales ciudades mayas. Treinta jeroglíficos por descifrar. ¿Cuál es la historia que oculta este colgante de jade?

colgante de jade maya
Ver test ¿Cuánto sabes sobre los mayas?

El colgante de jade que ves en la imagen fue descubierto hace pocos meses por un equipo de investigadores de la Universidad de San Diego (EEUU) en Nim Li Punit, un pequeño yacimiento de Belice. Además de lo llamativo de la pieza, este singular tesoro maya posee muchas peculiaridades que enseguida llamaron la atención de los arqueólogos.

En primer lugar, la propia localización del descubrimiento. ¿Qué hace una joya como tú en un lugar como este?, se preguntarían seguramente los investigadores al descubrirla. Y es que Nim Li Punit se encuentra en el límite sureste de la antigua región maya, a más de 400 kilómetros de Chichen Itzá (México), centro neurálgico en el que sí que se han encontrado piezas similares a esta. "Nos esperaríamos encontrar algo así en las grandes ciudades de la civilización maya. No aquí, tan alejado del centro", explica Geoffrey Braswell, líder del equipo de arquéologos.

Por otro lado, se trata del segundo colgante de jade más grande encontrado en Belice hasta la fecha: mide unos diecinueve centímetros de ancho y diez de alto. Además, apenas tiene un centímetro de grosor, lo que, según indica Braswell, es toda una proeza técnica para la época. Y, lo más llamativo: es el único colgante inscrito con un texto histórico. Nada menos que treinta jeroglíficos que, según explica el investigador, "literalmente nos hablan. Cuentan una historia corta pero importante". Para él, hasta podría cambiar lo que hasta ahora sabemos sobre el enigmático mundo de los mayas.

 

Una posible ofrenda al dios del viento

El colgante tiene forma de t y estaba enterrado en una curiosa plataforma que también representaba esta letra, que corresponde al glifo maya ik y significa viento y aliento. Además, una de las vasijas que se descubrieron junto al colgante también contenía una cara que seguramente representaba a un dios del viento.

Y es que el viento tenía una importancia especial para los mayas: era portador de las lluvias monzónicas anuales que hacían crecer los cultivos. Y por eso los reyes mayas – gobernantes divinos responsables de la meteorología- realizaban diversos rituales según su calendario sagrado, quemando y esparciendo incienso para atraer el viento y la lluvia. Según la inscripción encontrada en la parte posterior del colgante, este habría sido empleado por primera vez en el año 672 a. C en un ritual de ese tipo.

objetos encontrados con el colgante

El colgante fue enterrado en torno al año 800, pero no fue depositado junto a los restos de su dueño, sino con otros objetos. La razón se desconoce, pero Braswell piensa que esto corrobora la teoría de que se trataba de una ofrenda al dios del viento. En esa época, la civilización maya estaba colapsando, y de hecho Nim Li Punit fue abandonado tan solo una generación después de la construcción de la tumba en la que se ha encontrado la pieza.

Según las últimas teorías, las desaparición de los mayas pudo deberse a un periodo de intensas sequías que arruinaron la agricultura. "El dedicar esta tumba al dios del viento justo en ese momento de crisis apoya esta teoría, y también debe alertarnos sobre el poderoso efecto que puede tener un cambio climático en cualquier civilización humana", sentencia Braswell.

 

Pero, ¿por qué en Nim Li Punit?

Se trata este de uno de los principales enigmas que aún quedan por resolver. Christian Prager, de la Universidad de Bonn, está analizando los jeroglíficos del colgante de jade, una tarea difícil pues la propia escritura maya no está ni siquiera descifrada al completo.

Los investigadores han publicado un artículo en la revista Ancient Mesoamerica en el que describen su interpretación del significado de la joya. En los jeroglíficos, además de describirse el citado primero uso del colgante para una ceremonia de dispersión de incienso, se explica la ascendencia del rey: su madre era de Cahal Pech, una localidad de Belice occidental bastante distante del yacimiento, y su padre pudo haber llegado de algún lugar de Guatemala. También describe algunos rituales y vincula al rey con la poderosa ciudad maya de Caracol.

"Se trata de una historia política que se desarrolló lejos de Nim Li Pu"”, explica Braswell. Por ejemplo Cahal Pech se encuentra a cinco horas de autobús, lo que en aquella época supone varios días de caminata a través de selva y montañas. ¿Cómo llegó hasta Nim Li Punit la pieza? ¿Tal vez el rey estuviera tratando de aliarse con los jefes locales de las provincias? ¿Quizás la joya fue robada? Aún hay muchas preguntas en el aire, que los investigadores tratarán de responder en próximas excavaciones. Mientras tanto, el extraño colgante de jade espera en el Banco Central de Belice, junto a otros tesoros nacionales.  

 

Fotos: G. Braswell/UC San Diego

Etiquetas: Arqueología, Mayas, reyes, tesoros

COMENTARIOS